miércoles, agosto 10, 2016

Agosto
es el mes
del zonda,
que cuelga
de las nubes
tapando
el sol.

La sana
envidia
que le resta
velocidad
a la media 
mañana.

Como tu egoísmo
de no prestarme
el alma
para jugar
a entender
de dónde viene
este color.

Labio
inferior partido,
de amor
amorfo
gris,
estúpido 
y quieto.

Mucho polvo,
partículas de piel
que se esparcen
en la atmósfera
y se van.

Como yo
desbocada
que digo
lo que siento
y hago otra cosa.

Agosto 
es el mes
de los muertos,
son ellos
penando
que llegan
de cerros
distintos
y se asientan
sobre los hombros
y se quejan
del calor seco.

Agosto se creó
para que lloremos
en días distintos
la fragilidad
de las palabras.

Parece una parodia
no da ni para
falso carnaval,
entre vírgenes,
papel picado
y cascabeles.

Pretendo 
emborracharme
y distraerme
de saber
que cada día
es más difícil
vivir 
en este cuerpo
todo quebrado.

Por eso
agosto 
es un monstruo
que pasa lento
como 
punto medio,
un loop,
una pausa
que desespera
esta vuelta
a casa.






viernes, julio 08, 2016

La transmisión 
va de norte a sur,
así se determinó.

Aquí: Norte
kilómetros
Aquí: Sur,
kilómetros.
el Este
de calles
y avenidas

el Oeste
con puentes
árboles
plazas
esquinas
y semáforos en rojo
llenos de personas 
que esperan
un cambio
de punto cardinal.

En el medio, 
cosas de cemento
un reflejo en la vidriera,
de palabra muda
frases inconclusas
y escasos signos
de puntuación.

No se sobrevive
al lenguaje.
Aquí nadie sobrevive
al ir apurados,
a cruzar las calles
para encontrarse.
Elegimos 
ir siempre 
en la misma 
dirección.

El pavimento
arde bajo el sol,
a fuego corona,
aquí no hay
nadie intacto.

Las piernas
suben 
por el cordón 
de la vereda,
mientras
siento 
la mitad 
de mi cuerpo
abierta.

¿qué es 
lo que 
dejas
 al caminar?

Despacio,
teiquirisi,
si faltan 
tres horas
cuarenta y dos
minutos
para algo,
hagamos tiempo,
acumulemos
hojas
sintiendo
que robamos el otoño.

Dame 
un amuleto,
necesito 
un cachito
de suerte
porque entre tanto 
esperar,
cruzar la calle
y caminar
perdí mi rastro.




La transmisión 
va de norte a sur,
así se determinó.
Aquí: Norte
Aquí: Sur,
kilómetros
kilómetros
el Este
de calles
avenidas
el Oeste
con puentes
árboles
plazas
esquinas
y semáforos en rojo
llenos de personas 
que esperan
para ir
un cambio
de punto cardinal.

En el medio, 
cosas de cemento
que nos separan
a todos
de los encuentros.
Nos perdemos
y el GPS 
"made in china"
que no capta un radar.

No se sobrevive
al lenguaje.
Aquí nadie sobrevive
al ir apurados,
a cruzar las calles
para encontrarse.
Por eso
elegimos 
ir siempre 
en la misma 
dirección.

El pavimento
arde bajo el sol,
a fuego corona,
aquí no hay
nadie intacto.

Las piernas
suben 
por el cordón 
de la vereda,

¿qué es 
lo que 
dejas
 al caminar?

Despacio,
teiquirisi,
si faltan 
tres horas
cuarenta y dos
minutos
para algo,
hagamos tiempo.

Dame 
un amuleto,
necesito 
un cachito
de suerte
porque entre tanto 
esperar,
cruzar la calle
y caminar
perdí mi rastro.




sábado, junio 11, 2016

Me abracé a un ramo de flores que alguien me regaló hace 250
borrones de
típex
Usé el gerundio y viajando y viajando
mi nuca y explotó
algo dentro de
algo



**

No tiene sentido
escribir poemas
en word o en drive
si quiero subirlos
ahora.

Tampoco tiene sentido
escribir sin sentido
o trabajar 12 horas,
en algo
que nunca
será bueno.

Esa foto
de una moto
negra y blanca
en Instagram
no tiene explicación
alguna,
tampoco la flor
tatuada en ese brazo.

Menos que menos
el precio
de ese licor de café al coñac.

La puerta abierta,
la llave puesta,
aterrizar nuevamente
en el whatsapp
y derrapar así.

El disco de Santiago
en spotify,
las 4 notificaciones
del twitter,
el retwit del laburo.

Nadie vio
el video casi-porno
nunca enviado
por snapchat.

Esa innecesaria
última
y el cambio
de color de
los cerros
cuando atardece
en la autopista.

El mensaje de las 22.59
el doblecheck azul
cobani mal.

Nada es significativo
o todo es
cuando amanecemos
umbilicales
a la señal wi fi.

Te extraño
por voice
note.
Así
se van lijando
los contornos
simbólicos
de las cosas
que decimos.

No encuentro
frase perfecta
para graficar
por qué
el silencio, muy silencio
se hace complicidad
y culpa.

Todo carece
de sentido
cuando hay
demasiado tiempo
vivo,
para tan poca(s) palabra(s).


domingo, mayo 15, 2016



Ser anfibio,
un sapo
pegado
entre paredes,
sonriendo,
como resistiendo
al tiempo andino
que arrastra
las patas entre
la tierra y el cielo,
porque así
está bien.

En que momento
le pusimos orden
a tanto malestar
y nos asumimos
flojos de planteos.

Juega en contra
y así
encontramos chatura
en el medio de la cordillera

Si antes que lleguemos
a pavimentar todo
había magia.

Es que no pinta
el autoboicot
ahora.

Núcleo duro,
esa membrana
impenetrable
que pretende
pensar.

Fijos
rígidos,
creyentes,
brutos,
aburridos,
entrecruzados,
escondidos
(más fácil).

Injusto suena
violentarse ante todo,
estar disconforme
en la armonía.

Todos los días
buscamos encontrar
algo que nos salve.

Un cable de luz,
una red de wi fi
que permite mandar
un "donde estar"
en el whatsapp
a la madrugada.

Cuando sos
libre creas,
soltás,
evolucionás.

Nadie puede
resistirse
a las pérdidas
de aceite
al sacar
la basura.

miércoles, mayo 11, 2016

No hay monstruos,
no viven aquí
o sí,
creo que viven
entre el protector de pantalla
y la luz verde,
junto a tu nombre.


Toda esta vida
está plagada
de una sencillez
extrema.

y me aburro,
no pretendo que pase demasiado,
para eso existe Netflix.

¿estás?
(en línea
en línea
escribiendo...
en línea
escribiendo...
en línea)
OUUUCH

Si, te todo.
en línea.

Línea
recta,
directa,
después
de un sonido
configurado
polifónico
y vibrante
que avisa
que alguien te habla
y dice:
"soy un humano,
te necesito"

Nadie debería leer esto
no deberías saber
las razones de esta sonrisa.

Estás bien,
eso decís
siempre
"bien"
en líneas
generales
comunes,
como todos los que
apilados en estos cerros
vivimos y estamos
“bien”.

La gente común siempre está bien,
bien es el lugar común,
y no saben que hay
detrás del protector de pantalla
y esa luz verde, junto a tu nombre.

Si las personas
no fuesen tan civilizadas
serían menos espesas.

Soy como esas actrices
de la TV, en las novelas
que sienten todo muy intenso
pero sin pechos firmes.

Si los monitores
brillaran menos
y el HD no fuese tan HD
sería más fácil.

Casi tan fácil
como morder
las manchas de tu espalda
y gritarte,
que me gusta
más cuando sabes leerme
entre
líneas




domingo, mayo 01, 2016

Sacudón, eso.
adaptate a eso
¿ser pensante?
Pero…
no hay poesía ahí,
no hay emoción.

¿Cómo?
Hay números
sin extremidades
a las que
uno pueda
aferrarse.
Hay cifras,
índices,
sólo eso.

La sensación de ser
de carne,
y sentir poesía
no engrosa
las planillas.

Sacudón, eso.
Adaptate al mundo
sísmico
rítmico,
opaco
donde entregarse
tiene un horario
y es intermitente.

Eso, o nada.
Poesía es nada
ahora, en este horario
me como
los brazos.

No racional,
no humana,
sólo cifras,
cuántos hay
cuántas horas
cuánto pesan.

No pies,
ni lenguas
ni roces
ni dientes.

Ni morir
o tener
alergia,
o miedo,
o escalofríos
cuando
zumba una abeja.

El límite
está
en la montaña
que vibra
y crece
en barro.

El cerro
opa,
el acuso
y el montículo
de pañuelos
descartables.

El límite está
cuando alguien
se vuelve
un índice.

El límite
está
en
la
montaña.

La montaña
sos vos,
yo soy nada,
poesía.


domingo, abril 24, 2016

Balcón soleado
sólo en horas necesarias,
crece, atrapa y florece
mi planta carnívora.
Devora, sin discriminar
bichos y pelusas.

Las plantas 
no hacen feliz
a una persona.
y no saben
de filantropía.

Tampoco entienden
de ese instante en el cuál,
no se puede diferenciar
la bronca de la palabra.

Permanecen
quietas,
no piden
solo crecen;
Agua y sol:
vida inversa

No me interesa
distinguir verdades,
voy a decírtelo,
aquí y ahora,
no encuentro
nada absoluto.
  
Inclinación original
hilo parabólico
que me atrapa
al intentar salir
del claustro,
de los cerros.

Hechos verídicos
Pedirle algo a dios
y que me saque
de este encierro
tan montañoso.

Imaginate el mar
en el orden
de las cosas
que no se caen,
sólo una órbita
y una foca.

A lo mejor ahora
que todo parece
inconciliable,
encuentre ese momento
en el cuál
desaparezca el morbo.

Todo está
y va a permanecer
allí, quieto,
entre cables y antenas
hasta que nos vuelva
a conmover un atardecer.

El verdadero dolor, el que nos hace sufrir profundamente,
 hace a veces serio y constante hasta al hombre irreflexivo;
 incluso los pobres de espíritu 
se vuelven más inteligentes después de un gran dolor. 
Dostoievski



 Foto: bustamantepersonanongrata.tumblr.com