miércoles, septiembre 20, 2017

Viste a un dinosaurio,
meterse en la inmensidad interna
de tu panza
y esconder algo que hace sombras.

Así aparecen
tus lluvias a cuadras
no hace falta, posta,
no hace falta.

La transparencia misma
de aquella noche
en la que sonó 
miles de veces esa canción
donde hay un bucle,
el bucle,
ese bucle
que se clava
en las excusas.

Así andamos los seres racionales
buscando la interpretación
de los problemas de los otros,
pidiendo puntualidad
a los camiones recolectores
y comiéndonos las uñas
pensando que la tenemos clara.

Llevamos metales
y minerales en los pies
que nos penetran y rompen
de abajo hacia arriba
entre persianas 
puertas y canillas.

No sabemos
de la memoria de ese animal
muy grande y extraño
abandonado con algo en su mano,
bajo una luz fluorescente 
de la avenida
esperando alguien que lo cuide.

Ni nos resulta raro
mirarnos a un espejo y no vernos
del otro lado del cosmos.









domingo, septiembre 03, 2017

Antes de dormir
aparece un cosocomué
a darme un sermón
desde el borde de la cama.

Su lengua nace de un ojo
que insulta,
me lame los pies,
me rompe la ropa,
y grita como Michael Jackson.

Algunas veces
tiene la forma caótica
de un caballo
con piel de gato,
en otras ocasiones
es un rinoceronte
con un pájaro en el lomo.

Me parto en dos
vuelvo a ser niña y le creo
como a todos los héroes
de las películas
que eran como él,
que es como son aquellos
que nunca tienen tiempo
para verse.
/para mirarse
 con miedo a morir
de algo simple, 
como la risa/

No me siento a gusto
en este mundo
de miedo e inmersión.

Bajo corriendo desabrigada
por las escaleras
afuera, las motos no despiertan
a nadie.

La noche
es eso, otra noche
para esta ciudad
con iglesias, escuelas y hospitales
igual que todas
las ciudades del mundo
que no penetran.

Atravieso una pared
googleo tu nombre
sos un personaje de culto
que no puede dormir
y se come la fragilidad
de aquellos que buscan
soñar con copas de árboles.





lunes, agosto 28, 2017

Todos estamos aquí,
viajando bajo un mar gigante
dentro de una ballena gris
y nadie lo sabe.

Construimos casas
con bordes azules,
pasto, vista a los valles
y flores para habitar el caos.

En algún momento,
nos pensamos especiales
/espaciales/
seres de una galaxia
que tenga algo
fuera de las costuras
comunes de una vida
pero no, todos estamos
perdidos en el fondo.

Somos el plancton que se rinde
de esta historia que viaja
en un estómago lleno
de ácidos gástricos.

Hacemos cosas
bajo normas impuestas
por un cosmos claustrofóbico.

Miramos algo así
como estrellas
pero simplemente son
bacterias iguales o peores
que nosotros.

Hacemos mal,
/todo mal/
no hay salida
y vamos a morir
cuando esta ballena
caiga en las redes de pesca
de un barco japonés.


Foto: Fran Sortino

miércoles, agosto 23, 2017

De haber nacido en otra cuerpa sería DJ
para vivir sonando en loop con canciones
de letras bobas y títulos freaks.
(además porque los Dj´s  nunca tienen miedo)

Pero no, la cuerpa que soy
está igual que vidas atrás
es decir: Acá estoy
cayéndome otra vez por la escalera
rompiendo todo
desarmando el andar de las hormigas negras
en el inútil sentir que las salvo del sol.

Cuando comiencen a bajar las nubes de tormenta
voy a estar pasando vinilos en mi balcón
viendo el agua caer y calmar
los focos de incendio por toda la ciudad.

Es que en las vidas que voy contando
todo es igual, solo que las cosas cambian de color y lugar.

El próximo agosto voy a viajar a Cochabamba
para a rezarle a la mamita, y pedirle
que cuando tenga la edad de Cristo me cumpla esto:
"quiero vestir bien, tener un auto, una casa IPV y una novia linda".

Para volver al año siguiente
a pedir que me borre el deseo y devuelva el dinero.






jueves, agosto 17, 2017

edificios

Vas a morirte intentando encajar
en la puerta de un colegio
con el tráfico céntrico de hora pico,
en la rutina de los talleres
de arte y circo;
tarjeteando en las jugueterías
y supermercados
con familia de la mano
llena de bolsas de colores.

Parir / criar / alimentar
en este mundo
es un acto de justicia.

Cigarrillos no, eso mata,
fútbol los miércoles, si
el buen pasar de ir a Brasil
solo porque clase media
y foto de portada para un año.

124 likes.

Te estas muriendo
en Plan Z.
¿No ves?
Suicidarse es subirse
en una calesita
de precariedad laboral
que gira a todo lo que da
y fingir no querer gritar.

La soledad es como el helado
de maquinita yankie,
una película sobre una monja judía
y que el personaje secundario
sea Charles Manson.

Cuando uno carece del otro
en equilibrio, es falopa.
Da pánico, no?
los muertos estamos solos,
no te necesitamos.
Solo queremos tus zapatos
de marca inglesa.

Igual sumate cuando quieras
podés probar algo sencillo,
caerte de mi balcón
o algo más border
como tomar aspirinetas
con gintonic

/es lo menos
 que pretendemos
de vos/.

domingo, agosto 13, 2017

¿En qué momento
 archivamos las bicis?
Es que si, fiaca wins
somos tan cómodos.

Viajar sin que nadie se entere
por una ciclovía rumbo al parque
bordeando los vacíos
de las personas de los colectivos.

Que será de las hormigas, 
ellas resisten entre nosotros
acarreando tristezas livianas.

De haber niebla, ruidos y olores
parar a dormir
a un costado de la avenida
hasta que una zanella
nos haga saltar del susto.

Es domingo y un silencio 
expone a las plantas 
a la intemperie del balcón.

Las bicis y los edificios
no se entienden. 
¿Ves? somos cómodos
las archivamos ahí,
en algún costado donde visualmente
su óxido no nos invada.

Los objetos quedan,
apilados en desuso 
sin importar la amplitud térmica,
o la circunstancia.

Adentro los filamentos
del cuarzo generan
esa combustión de moral alta
perfecta para las personas 
nacidas en la comodidad
de incendiar todo lo que duele.




martes, agosto 08, 2017

Usaba unos zapatos de charol negro con los costados superiores perforados de tan viejos. Atados a sus talones / los hermanos del superyo hecho percha/ a la derecha de un padre. Las buenas personas viajan levitando en una calle larga salida de la nuca de una madre que trabaja y nunca es suficiente, por eso la carencia y la ropa sucia escondida en el lavadero. El horizonte es vicioso: los cerros son el sinsentido encallado conteniendo las penas emanadas por las cúpulas de todas las catedrales, la ciudad está al fondo y entre puentes se construye una imagen
Dios es droga
y en su consumo no vemos la falla estructural / por eso la culpa / y esa lluvia que nunca enchastra a los santos. Los pelos de mamá son un tejido que no soporta a nadie más, el techo es tan pesado que raja los cordones que conectan al olvido o a un sueño delicado y apolítico de entender que hay tanto por delante y no resta nada más que seguir en la incoherencia del cuerpo a la mañana. Lavar los platos, sacudir las sábanas y cuidar que el entorno no desate la tormenta encapsulada en el mantel lleno de migas de pan.