sábado, octubre 06, 2018

el mundo es eso que duele

El único ser vivo que amaba a mi padre, ahora vive en casa, y yo lo miro y le digo: "bienvenido hermano, vos también fuiste abandonado" pero no lo entiende por eso le digo que es mi hermano lo abrazo y lloro
él me lame las lágrimas porque sabe que esto es un desastre y que yo soy un desastre que somos iguales, hermanes mellizes sin espacio en las emociones para otro espasmo más.
Entonces, cada vez que puede se escapa y camina 30 cuadras bajo el sol, para ver si papá está ahí, durmiendo una siesta, o peinando una línea de merca para editar un video donde dice que la CIA lo investiga porque en wikipedia encontró que en el norte salteño hay una mafia organizada de wichis ninjas que van a derrocar el gobierno de Trump. Lo encuentro tirado
en la puerta de su vieja casa y en caliente, le explico que fuimos abandonades, y que nuestro papá se fue a morir en otro lado y el perro no quiere entender no me quiere entender.
Mi herencia es eso: un perro fiel que solo come comida chatarra y un libro que te enseña a desarrollar la inteligencia emocional que no sirve ni para hacer el fuego de un asado.
Esto es mucho, yo, el perro, todo no se aguanta y flasheo que estoy dormida y trato de golpearme el dedo del pie con algo para despertarme y que solo sea un sueño donde mis gates estaban estresades por mis angustias de lo cotidiano y que no hay nada más para remover y entonces poder volver a soñar con accidentes de tránsito y frenar el dolor con la inconsciencia de la ciencia ficción, pero no, me golpeo y el perro ladra y a les gates se le erizan los pelos y todo es un caos que se repite como en esas series donde el guión no es continuado si no que cada capítulo es un hecho aislado, donde el dolor es nuevo cada día.

sábado, septiembre 29, 2018

Lo que duele toma forma
cuando un gato
lame tu cara
con su lengua rasposa
y no hay polución
-no hay nada
no cabe nada más -
lo injusto
no se va mirando
a punto fijo
es impuesto
y sigue siendo así
solo sabe ser funcional
no hay goce
hay contradicción,
como anoche
que tuve un sueño
en el cual me vi
besándome con una piba
rompiéndome toda
porque no entiendo
que es lo que pasó
-lo que suelo ser de día
suelo ser de noche-
me enseñaron
que hay que saber
reconocer el amor
como mercancía
y bancar lo que venga
sostieniéndolo
como vaga metáfora
de camino al paraíso.


domingo, septiembre 16, 2018

la costa uruguaya
se puede ver sin problemas
desde ese séptimo piso,
me gustaría poder hablar
y pedirle a alguien
que me ayude a medir
las distancias
pero soy una niña
y en la casa de mi abuela
no se interrumpe
a les adultes,
así que me imagino
que se calcular
y creo
que en cuarenta minutos
es tiempo suficiente
para escurrir todo el río
y llegar al otro lado.
desde aquí se siente
el olor a fibra de vidrio
y lona caliente de los barcos a vela,
es sorprendente estar tan cerca de otro país
donde los teléfonos antiguos
no son una novedad,
tampoco los barcos
y las invasiones de conejos
en otoño
o cangrejos
o palomas
o de algo que tenga miedo
y se esconda
del movimiento humano
porque sus sombras son grotescas
a la hora mágica
cuando las nubes se ramifican
en las paredes blancas de los edificios
y dejan todo paralizado
y aún así
no existe calma cuando quiero
comerme la redondez
de la tierra
porque en esta orilla
nadie mide
las distancias.

domingo, junio 10, 2018

Raúl

No me digas forra, no
tampoco soy tu che piba,
soy la madre de tu hija
y estoy reclamándote el uniforme del colegio 
al que vos,
como buen padre que sos
querías mandarla
y entonces, ella va ahí
a ese colegio
porque es laico
porque es piola como vos
que te autoproclamás feministo
le caés bien a todes
usas pañuelo verde y vas a fiestas tortas
que piola,
haciendo todo eso
bancando la lucha
con un porro y Jägermeister 
pero obvio, 
no tenés idea 
que en esos días
en los que hacés tu jugada
de varón cis progre
sabiendo que podés descansar
y dormir hasta tarde
mientras la lucha silenciosa
la tenemos juntas, madre e hija
siendo cómplices todo el tiempo 
prendiendo la leña para que arda todo
en un mundo donde yo si me voy de mambo
te bardeo
a vos, que sos tan cool
que sos padre y te deconstruiste
mientras la piba llegaba a tiempo al cole,
con la tarea hecha, la panza llena
y un sándwich en la mochila
y al salir vos seguís con tu discurso
mientras tu hija crece
en un hogar monoparental
con un hierro caliente en su panza
que la determina como mujer
conmiga como ejemplo
con cuota alimentaria
acordada de palabra para no armar lío
ejemplo de qué
si todo lo que hago
es reclamar derechos
para ella, porque yo, yo solo soy una forra.




sábado, junio 09, 2018

suéter

seríamos resistencia
conviviendo frente a los caloventores
pero como siempre pasa
la calefacción eléctrica
caduca en los inviernos largos,
los vecinos hacen de cuenta
que no pasa nada 
y no les creo
siento que todo lo que pasa
es por su culpa
ellos van
hilvanando todo a su paso
haciendo que no les importa
la cantidad de días que saltan
ordenados en cliché,
seguro tienen un tiro balanceado
encendido en sus casas y eso es
lo que me da rabia de sus caras
de todo es perfecto,
solo desencajás vos que estás debajo del suéter,
y debajo del suéter
tenés una camiseta térmica
y arriba del suéter
el camperón de feria
que destila naftalina
y alarga la distancia de las horas
que son apocalípticas
hasta que sale el sol,
y entonces la sensación de encierro
se va,
pasa el sol por la ventana
pero igual está fresco
afuera, el pasto no pincha
hay que reconocerlo
no se mezcla la plebe
con la alcurnia
adentro nuestro hay algo roto
que nos salta con el frío
estamos atrapados
en nuestra piel, en nuestros cuerpes
sumergidos en un universo
que se quedó trabado en un
agujero de gusano
y no germina.


Karen Khachaturov

jueves, abril 26, 2018

cruzar en amarillo,
rozando con la lengua
la muela hueca
y saber que no aguanta mas,
esta boca se va muriendo
igual que yo
expuesta
en la línea de los 30
donde las fichas caen
de forma continua
y te curten
como ese flaco
que me trató
durante novecientas noches
como a una tarada
y recién lo entiendo, 
ahora que
lo
entiendo
me gustaría cruzar mi dolor 
con igual violencia
en su cuerpo varón
y atravesarlo
como tratamiento de conducto
para curarme como te curan la muela
y del otro lado de la avenida
ver las consecuencias con la cara anestesiada
y un algodón en el cachete.
aquí, de frente 
es más sencillo
podría tirar todo lo que siento
en la boca
y ser una raíz hueca
sonando
crujir
ir quedando expuesta
como la muela vacía.

jueves, marzo 01, 2018

como en una caja negra
el cuerpo guarda el ronroneo de un gato
una tarde que une por cansancio 
las puntitas del universo
y se en-caja la memoria 
de unas puertas que no cierran tan de golpe
y si un teléfono fijo suena
es porque alguien te llama
-pero no-
ese acto está en agonía
nadie sana con un telemárketer
-y no- los gatos ni se inmutan con el "riiiing"
ellos solos, se acomodan en las ventanas
que a diferencia de los humanos
viven en el cerramiento metálico
sin saber lo que es
la desesperación de un día cotidiano
y se animan a tocarla