viernes, julio 07, 2017

En el manual dicen que
para explotar
hay que ahuecar el centro
de la glándula pineal
hasta calcificarla,
cortar las uñas
al raz de las yemas
y poner los dedos
para sentir el óxido de las caderas al menearse
resistiendo el viento norte.

Si acaso en el espejo
no se ve el poder contenido
hay que darlo vuelta
y orientarlo
hacia alguien
que no sufra de pesadillas y tenga un ancla
en el otoño o en la lluvia
(lo demás se vuela).

No hay que salvar a nadie
de los desastres naturales
o de lo cierto.
Ya te dije, la verdad está reflejada
en el precio de góndola,
el resto es un concepto emocional aplicado al mal uso de una borrachera.

-Vos resistí, agárrate de algo firme y resistí-

El costo es lo que uno quiera en el otro
justo en el momento
en el que
se acaba la pasta de dientes
y no hay más almendras para el desayuno.

-siempre es fin de mes-

Nunca se planea
somos personas con ejes de goma espuma:
No nos sabemos contener.



sábado, julio 01, 2017

Ese lugar
y hasta el centro del planeta
en aquel pedacito de tierra
fue nuestro.

Nadie sabía
que era un campo minado
en los veranos.

Aletearon los mosquitos
sin entender
que ella te necesita
tanto como tu bronca
al arrugar una foto.

Te re imaginé
bancando el momento
y todo se alejó de ahí
el desorden corría
por unas alacenas
de pino y barniz
acarreando azúcar
en hormigas rojas.

Que es la culpa
si en la tierra el pasto crece,
la lluvia es torpe
y si los árboles se cortan
el calentamiento global
se acelera tanto
que vence
a los que no tenemos
disciplina.

Y yo me colgué
imaginando un techo
a dos aguas y un ventanal
del que me iba a costar acostumbrarme
porque las luces de los autos
irrumpirían en la monotonía
para marcar
lo roto
que
estaba
todo
esto.

No hay versión oficial,
no hay redención,
hay tristeza, emancipación
y cucarachas.

Todo tenía que ser
de esta forma.
La administración
exhaustiva de la in-felicidad.