viernes, diciembre 14, 2012

Bien de amores


Es horrible la distancia, da impotencia, se complica mucho dar abrazos, es muy dificil administrarlos en el período de ausencia. Dominarlos, saber que si uno los usa se acaban y no hay mas... No quedan y no hay forma de calmar esa sensación de vacío.
Peor que la distancia es acostumbrarse a ella. Yo me acostumbre a vivir partida, parchada, vivir de extrañar, de querer repartir abrazos y sonrisas, de no saber si ir, si vienen, y en qué momento exacto vamos a calmar por unos días la sensación de sentirse mitad el resto del año.
Pero uno va desarrollando antídotos para combatir con estas cosas. Mamá Vir aprendió a dar abrazos con palabras, a borrar los miles de kilómetros en un papel escrito con su letra tan de maestra de séptimo grado. Palabras cortas de poco tiempo, pero llenas, llenísimas de la intensidad que la caracteriza que te entran por los ojos y te cubren el pecho, el estómago, te aflojan las piernas, te llenan los ojos de lágrimas, te corrigen la postura y te dan un respirito mas entre tanta angustia. ´
La voy a citar porque palabras así nadie me dijo nunca y me llenan el cuerpo de una cosa que no puedo explicar.

"Seguramente muchas veces te sentirás sola, necesitarás a alguien a tu lado con quién hablar de algo, aunque sea del tiempo y me preocupo de saber que no encuentres quién te acompañe. Pero de golpe se me presentan tus hermosos ojos oscuros con esa determinación y ese gesto enérgico que los hace tan especiales y más lindos aún. Repaso tus movimientos rápidos y hasta torpes porque tu cabeza va mucho más rápido que tu largo cuerpo para no permitirte aflojar.
Recuerdo tu cabeza siempre erguida mirando para adelante y me doy cuenta que no tengo nada en que temer porque sos invencible y admirable.
Creo que si hubieras vivido en el siglo XIX serías una heroína romántica sacada de una novela de Stendhal a la que Beethoven le hubiera dedicado una pieza musical.
Por eso, hija, te admiro, respeto y acompaño (aunque sea de lejos) y se que no solo podrás afrontar esta nueva etapa que te propones comenzar, si no que vendrán otras todavía mejores." 

Virgina Arias - Mamá - 09/12/12

2 comentarios:

Diego Maita dijo...

Las caricias en el alma -ya dijo garcía- tienen que ver con el trip en el bocho, y con los calambres en la primera. Es lindo leer, amiga, las palabras de tu mami. Las distancias son circunstanciales. Sabés lo que es tener hielo alrededor. Y el sol, aún a millones de km, sabe calentarnos mejor que nadie... Forza!!!

Anónimo dijo...

simply dropping by to say hey