martes, junio 20, 2006

Jugar con los dioses

Las musas me persuiguen porque saben que te envenené con carne humana, me crucifican y lloran porque saben que ahora su dios -ese que nunca se iba a enamorar-, daría su vida y la de todos ellos por un poco mas y yo, simple mortal, muero por todas las eternidades que vos tenías que vivir. Ahora que me matan puedo gritar que tu bendición es mía, y cada vez que quieras escribir, van a ser mis fantasías las que te roben la inspiración.
Lo que ves acá tirado son mis restos, terminaste de comer (y no me quejo), yo muerdo los costaditos de tu boca, que de a ratos tiene sabores desconocidos. En vos conozco sectores que alguna vez ya me habían pertenecido, pero soy humana y vivo una sola vez, por eso, juego a que soy vos, te arranco las alas y me voy a volar por tu Olimpo, cuando vuelva vas a estar distraído tratando de mostrarme que en la vida hay mas cosas que los simples nudos en mi garganta y yo a los besos te voy a cocer de nuevo las alas en la espalda.
Cuando volaba veía como las musas pedían tu piel para abrigar sus sentidos. Lo que no saben, es que la estoy usando yo todos los días.

1 comentario:

distraida dijo...

como no puedo postear te robo la contraseña y posteo como vos.

nena, demasiadas cosas en la cabeza para una sonrisa tan graciosa.
sos una MUY buena persona, no dejes q nadie te haga mal