viernes, diciembre 29, 2006


Te desarmabas en formato agua y yo te tenía que contener por mí, por vos y por todas esas cosas que no se hacen, te desvestías por dentro, cosa que siempre quise que pase, y ya era tan tarde que no puede evitar el hecho de no hacer nada, terminamos tan desiguales, pensar que me creí el cuento de que cuando una se enamora se enamora y punto. Y ahora mirame, en la lucha interna de sacar de mi cabeza esos meses y el día de ayer en el que supongo nunca te hubiese querido ver.
Ahora resulta que la mas inhumana soy yo, y vos sos el hombre hecho y derecho que floreció en lágrimas y me dejó paralizada en abrazos duros y pesados, que quedan ahí, durante un par de estaciones hasta que se terminen los miedos y esa pesadez que ahora me estanca dándo vueltas a la manzana para saber si te quedaste cerca mío o no.

2 comentarios:

BoO dijo...

Lamentablemente esa pesadez siempre pesa, pero otra flor es la que la hace pluma. No otro amor, otra flor.
Otra estacion como vos decis.
Un par de ojos nuevos , pero antiojos, no ajenos.
Nada que no pueda aprovecharse. Es momento de florecer en palabras, y la primavera o el otoño o lo que sea va a venir. Pero florece, porque despues no vuelven , se van para jamas venir y ahi , te das cuenta, ahi en lo mas llano de vos, que eras solo palabras de algo que no existia, que no vivia.
Felicidad para vos
o melancolia para un blog muy lleno de sentimientos!. Explotalo

bajo.* dijo...

me mori d la ternura con vos dando una vuelta a la manzana al pedo


--



exitoss

bajo.*