jueves, noviembre 13, 2008

De mi Cerrillos


Me pasa que cuando extraño me siento a medias, como si me fuese media Flor, con media mirada, media sonrisa y dos dedos y medios.
Extraño la casa de mis abuelos, y su olor a jabón en pan, su pulcritud, su inmaculada limpieza, sus luces mortecinas, su silencio estremecido por el ladrido de uno de sus 5814 perros que de vez en cuando se mueren y se suplantan por otro, mas guardián, mas nervioso, mas malo. Extraño el olor a betún de los zapatos del abuelo y el olor a naftalina de las sábanas, siempre perfectamente tendidas. Las tazas y el té con sabor a viejo, los huevos de pascuas escondidos en los lugares mas recónditos del patio delantero (tal vez encontrábamos uno en alguna que otra podada de árboles) la asquerosa leche chocolatada, mezquina de sabor a cacao, asesina de lenguas, con tostadas con dulce de leche y manteca, las milanesas al horno, las ensaladas de lechuga, tomate y pepino. El cuartito de los "apichafocos" que quedó clausurado cuando el abuelo Eduardo se fué, privándonos de su llavero que avisaba su llegada, de sus anteojos gordos, de sus camisas planchadas en vano, de sus abrazos que te dejaban las costillas lamentándose tanto amor, de los árboles, los juguetes asesinos... Los árboles frutales, el gallinero abandonado, las aventuras con los primos. Las cruces en cada cuarto, que nunca paran de sufrir, los rosarios, las fotos. La heladera, que cuenta mas secretos que calorías, la infancia, aboilida por el obligado crecer a pasos agigantados, desforestada por alguna que otra angustia, pero resiste... Las diferencias que nos marcan de grandes y perdemos ese lujo de disfrutar de la simple compañía de alguien muy diferente a nosotros, pero que comparte la misma realidad, vista desde otra vivencia. ¿Y qué culpa tiene la casa, la infancia, las risotadas a la hora de jugar al Pictionary, los mates, lentos, esperados para bajar tantos mordizcones a los bollos de don Yufra? que sigue igual, en su bici, con su cornetita, como todos los domingos, que siguieron desde que me fuí de ahí...

9 comentarios:

~ Olivia ~ dijo...

Me agarro un poco de nostalgia...

quiero volver a la casa de mis abuelos, a jugar con mis primos...

casi casi que se me pianta un lagrimon...


muy lindo

beso

H.- dijo...

Podés cambiar de geografía, pero los fantasmas se mudan con vos.
Por más que los rajes, se te vuelven a colar por las rendijas.

Natalia Alabel dijo...

Los recuerdos de la casa de mis abuelos tienen un aroma y una textura muy similares.

Rocko Onno dijo...

es casi utopico lo mio, pero yo sigo yendo a esos lugares, las caras pueden haber cambiado un poco...ahora en vez de jugar a la escondida nos fumamos un pucho en mi lugar del arbol...en vez de cazar escarabajos, nos sentamos a charlar de lo perdido en esos años...y de lo lindo que era reir si pensar en mas nada...

muy lindo florcita, besotess

morizze dijo...

es triste el texto, pero tiene la dulzura de esos mates, el viento de esas tardes y el calor de esos abrazos... es muy lindo el texto, recordar de esa manera...

te mando un abrazo gigante

Dcamps dijo...

Mi abuelo solía llamarme "pichón" y tenía la manía de inspeccionar uno por uno los granos de arroz los domingos que mi abuela hacía paella.

Muy lindo. Abrazos.

Ezequiel dijo...

y jugamos al "fulbo" en la borateraaaaaaa!!! a las escondidas en la plazoleta, nos hagamos mas grandes y veamos Nemo, concurso de empanadas..!!! sos una diosa negra!! te quiero monton, por hacerme recordar todas esas cosas y muchas mas. Estoy re emotivo hoy

The Little Arter.

Yaguisama dijo...

justo en el clavo, otra vez..
hace 2 meses estoy viviendo en lo de mi abuela.. pero solo estamos ella y yo..
esta bueno enfrentarse a la nostalgia.. y cada tanto, dejarse ganar..

Amarilla* dijo...

"La heladera, que cuenta mas secretos que calorías.."

mágico!..

muah!