miércoles, octubre 29, 2008

The winning days


Resulta ser que ante las peores situaciones renacen los zombies mas extraños de nuestra infancia, y vuelven caminando, desorientados, abombados, te comen los sesos y te abrazan de las formas mas extrañas que se te puedan ocurrir, y es que claro, ya sos grande y la ternura no es ya igual que antes y se vuelve terneza y ese acartonamiento simpático que surge del momento es tan lindo, que si sería diario sería demasiado emocionante y hasta creo que comenzaríamos a evitarlo. Mejor dejarlo así para cuando las ganas nos junten como a los imanes con las heladeras :).

4 comentarios:

Ezequiel dijo...

Es un buen momento, no para recordar, ya no quiero juntarme con nostalgia a mirar hacia atras y ver cosas que hice.... ahora quiero hacer cosas nuevas, y si seria diario... seria tan lindo estar solo, pero aveces.
Ya no vuelven los zombies mas extraños de mi infancia... ahora ya son grandes, como yo... como vos y tambien estan contentos de que los renombres.
He aqui uno de los secretos de Arter -Ezequiel- que su infancia sea un momento diario, y ver que los imanes con las heladeras se pegan de forma magica, no importa por qué.
John Arter Distraido (1963)

distraida* dijo...

jejeje
n.n hermanito

Rocko Onno dijo...

La nena que vuelve ami es esa que se comia la tierra, como si fuera el mundo mismo, a la que nada mas le importaba..y la que lloraba cuando la metian adentro con hormigas pegadas en la lengua.
y si es verdad, ahora vuelven, pero no como zombies, sino como lunas con pies, como luz con alas...
besotes flor!

Afrodita dijo...

que buen momento, que buena foto....me encanta